22 de março de 2016

FA:"Tengo el cuerpo como si hubiera entrado en una lavadora gigante"

Fernando Alonso, en El Partido de las 12: "Tengo el cuerpo como si hubiera entrado en una lavadora gigante"


Fernando Alonso contó este lunes en El Partido de las 12 lo que sintió durante el aparatoso accidente vivido en Australia: "Cuando choco contra el muro sólo pienso en no darme en la cabeza. La próxima vez que suba al coche, lo disfrutaré más, me siento más vivo que nunca".

¿Estás bien?
Sí, enteros y casi recuperados. Un poco de dolor cuando me bajé del coche de los golpes. No me duele nada, tengo el cuerpo como si hubiese entrado en una lavadora gigante y me hubiese puesto a dar vueltas pero no tengo ninguna marca ni nada hinchado ni un hematoma grande. Dentro de dos o tres días ya estoy en la bicicleta o haciendo alguna actividad.

¿Cómo se vive un accidente así desde dentro del coche? ¿Eres consciente de lo que pasa?
Sí. Eres consciente de todo y en todo momento. Cuando estás en el rebufo intentas adelantarle, la visión que tienes es muy limitada, ves el alerón y no ves mucho más. Cuando piensas que es el momento de salirte del rebufo y empezar a frenar, a veces no tienes la precisión necesaria como cuando estás en una vuelta tú solo. Cuando toco el coche de Esteban ya veo que una rueda salta por los aires y que voy sin control. Doy contra el muro de la izquierda, miro hacia el muro del fondo, veo que está lejos pero que estoy llegando a mucha velocidad porque el impacto con Esteban fue a 312 km/h más o menos y digo: ‘Está va a ser una buena torta y a ver si no me hago daño’. Es lo primero que pienso cuando choco contra el muro y luego el coche vuelca porque se mete en la gravilla y ahí ya pierdo la posición. Veo el cielo, la gravilla, luego el cielo, porque vas dando tumbos y vas chocando contra todo lo que tienes en el coche, en el habitáculo y justo cuando se para el coche que tampoco sabes muy bien dónde estás ubicado en el circuito, vi un hueco para salir porque estaba boca abajo y digo voy a salir. Fíjate lo que estaba pensando, digo voy a salir y que el coche siga dando tumbos pero yo voy a salirme ya. O sea no sabes muy bien ni dónde estás ni si el coche ha parado todavía ni si va a seguir. Entonces digo voy a salir por si acaso. De ahí que haya salido tan rápido.

Cuando vuela el coche tu único pensamiento debe ser: que pare ya, ¿no?
Sí, que pare ya y que no toque con nada en la cabeza. Ves como va chocando contra el suelo el morro, luego el lateral, sigues volcando y dando vueltas y quieres que en una de esas vueltas no esté la cabeza expuesta ni contra el muro ni contra la valla ni contra el suelo porque puede ser una lesión grave. Te encoges un poquito, intentas hacerte pequeñito dentro del habitáculo para que pare y no haya ningún choque en la cabeza.

¿Lo primero que haces es moverte para comprobar que todo está bien?
Esta vez ni eso. Cuando vi que paraba intenté salir, vi que había aceite y gasolina porque se habían roto todos los tubos, había bastante líquido y digo déjame salir. No sabes si el coche va a seguir dando vueltas, y por si había algún tipo de incendio para salir lo antes posible. Vi que estaba bien, que no me había pasado nada, un poco dolorido. Agradecido de que no fuese nada y de que Esteban estuviese bien. Él llevó la mejor parte pero siempre es importante saber que los dos pilotos están bien.

¿Lo has visto en la tele el accidente?
Sí, en los vídeos. Además tuvimos que ir a ver a los comisarios de carrera. Siempre que hay un accidente importante nos llaman para ver nuestro punto de vista.

¿Te da escalofríos verte así?
No. Tampoco tienes la visión exacta de que eres tú el que va en el coche. Lo has vivido y has tenido la sensación de que estabas allí pero cuando lo ves en la tele parece que es otro coche y que va otro dentro.

Los coches están muy bien preparados pero os jugáis la vida en cada curva.
Sí, las dos cosas son ciertas. Los tests de impacto son excepcionales y han mejorado muchísimo en los últimos años y ahora prácticamente aunque se destroce todo el coche, todo se puede desintegrar en un accidente menos el habitáculo donde vamos nosotros. Tiene que quedar intacto como así ha sido. Es una buena prueba, una nota muy alta, un punto positivo a la Federación y los equipos que siempre toman prioridad a la seguridad de los pilotos. A veces no es que se pierda el respeto pero se compara con otros deportes lo que hacemos, la dedicación que tenemos, lo que nos pagan y siempre está en boca de todos y hasta que no hay un accidente no te das cuenta de las razones de ello.

¿Cuántas vidas tiene un piloto de Fórmula 1?
No lo sé pero si que llevo unas cuantas afortunadas: Brasil fue un golpe fuerte, la de Spa que pasó el coche de Grosjean, más o menos a un palmo de mi cabeza, que si hubiese pasado un poco más atrás hoy ya no estaría aquí y hoy seguramente. Siempre estás agradecido de estos momentos. Los primeros cinco minutos sientes la frustración y la tristeza de haber abandonado una carrera pero a los dos minutos piensas de verdad las cosas y dices qué suerte tengo de poder coger el avión y volver a casa.

¿Cuándo estás en el coche no piensas en nada de lo que te puede pasar?
No piensas en nada. En accidentes grandes cuando todo llega a alta velocidad tienes el respeto o el susto en el cuerpo de que esta vez igual me hago daño pero nunca más que eso. No piensas en que pueda pasar algo más grave o muy grave. Es el respeto normal que tienes a la velocidad y al deporte pero a la siguiente vez que te subas al coche quizás lo disfrutas más  porque vuelves a subirte al coche, a ir a esa velocidad y vuelves a disfrutar conduciendo que es sentirte más vivo que nunca. Es una sensación rara sí.

¿De qué está hecho el habitáculo de un Fórmula 1?
Está hecho de fibra de carbono, el habitáculo está hecho de dos capas de fibra de carbono y en el medio hay una zona que está hecha como de nido de abeja con aluminio, kevlar… Y estas dos capas de fibra de carbono con este nido de abeja dentro hacen que sea indestructible prácticamente.

El único accidente que te ha apartado de disputar un gran premio fue el más tonto de los que has tenido, que fue el de la pretemporada en Barcelona del año pasado…
Bueno, pero eso es parte del deporte. En el fútbol ves una entrada brutal, con un tobillo que se gira y luego al jugador no le pasa nada y sin embargo en un salto de un córner hay una luxación y te pierdes dos o tres partidos. Es un poco la fortuna, el azar, el ángulo en el que impactes, el momento… depende de tantas cosas que no creo que sea diferente a otro deporte y hay accidentes más espectaculares que otros y este ha sido uno fuerte, pero bueno, con ganas de subirme al coche otra vez y conseguir los primeros puntos de la temporada que se nos han escapado aquí y creo que eran posibles.

¿Cuándo te vuelves a subir al coche?
En 10 días, en Barhein.

¿El coche va bien?
El coche va bien. Hay todavía algunas cosas por hacer, tenemos trabajo por hacer como es obvio porque estamos lejos de estar en el podio y de conseguir victorias, pero hemos tenido un buen fin de semana, muy positivo donde hemos encontrado muchas respuestas y el coche, un poco más competitivo de lo que esperábamos después de los test de Barcelona, y bueno hay que pensar que en Barcelona teníamos cuatro días, que fueron tres porque un día tuvimos un problema mecánico, y aquí en Australia tuvimos otros tres días: he hecho lo mismo en un fin de semana que lo que había hecho en toda la pretemporada. Me he encontrado cómodo y soy más optimista de lo que era cuando terminé los test.

Cuando pasa todo coges el teléfono y llamas a casa ¿Qué te dice tu madre?
No fue muy normal (se ríe), te lo voy a contar, pero no fue muy normal. Cuando acabé el reconocimiento médico, llegué al paddock otra vez, llegué a la habitación y antes de quitarme el mono dije: ‘Déjame llamar a mis padres que estarán preocupadísimos’. Llamo a mi madre con la cámara, con una vídeo llamada y veo a mi madre tranquilamente en el sofá de casa, con la manta, desayunando y le digo: ‘¿Qué tal? Preocupados’ y me dice: ‘Sí, sí, pero bueno nada… Como ya te hemos visto caminando y saliendo del coche… Aquí estamos viendo la carrera’ Estaban súper tranquilos (se ríe), parecía que les molestaba que les hubiera llamado porque les interrumpía que estaban viendo la carrera (bromea). Era temprano, supongo que estaban dormidos aún y supongo que hablando con mi gente en el circuito y al verme salir del coche supongo que les tranquilizaría mucho.

Hemos visto un Ron Dennis muy humano ¿no? Ha cambiado respecto a otras épocas…
Sí, el equipo es mucho más humano, mucho más joven que ese que teníamos en 2007. Es algo que ya se percibe desde el año pasado. Es un equipo que me mandó mensajes durante todo el día para ver cómo estaba después del accidente y hoy también para ver si voy mejor y ya para ver cómo mejorar el coche, con qué estoy de acuerdo y con qué no, cuándo y cómo introducir nuevas piezas en el coche… Creo que tenemos muy buenas ideas, creo que tenemos la capacidad de ser rápidos en un tiempo relativamente corto y hay que hacer un esfuerzo enorme por parte de la fábrica, de recursos, de gente para que en los próximos meses podamos dar un salto importante

Te enteraste que el Real Madrid le metió cuatro al Sevilla…
Sí, lo sé. No vi el partido porque tenía que dormir en algún momento, pero sé que ganó el Real Madrid.

¿Crees que si el Real Madrid gana en el Camp Nou se dispara el cagómetro?  

Falta muy poco, muy pocas jornadas. Vamos a intentar ganar y luego ya veremos lo que pasa.
(fonte: Cope.es)

***

Me dá agonia só de imaginar!!! Ughh!

Bjuss, Tati

Nenhum comentário: